Menudo reto, nunca habíamos tenido entre manos un proyecto similar, reforma integral de un bar, empezando por el proyecto y terminando con la ejecución de la obra.

Agradecimiento inmenso a la pareja dueña del bar que no dudo en confiar en nuestro buen hacer.

Fueron muchas horas, de trabajo y sobre todo de aprendizaje, la verdad que poco tiene que ver con una vivienda, son muchas las instalaciones a tener en cuenta y también muchas las normas a cumplir.

Día a día avanzamos y aprendimos junto con nuestros clientes, intentando ayudar y aconsejarles en la toma de decisiones, a la vez que ellos nos exponían lo que buscaban y necesitaban para al final poder ser un lugar de trabajo lo mas cómodo posible, con todo lo que requiere y a su vez agradable y bonito para sus clientes.

Satisfacción inmensa viendo el resultado de todo nuestro esfuerzo.